Inmigrantes y el sistema de pensiones chileno

Inmigrantes y el sistema de pensiones chileno

EL SISTEMA PREVISIONAL DE CHILE, NO DISTINGUE ENTRE TRABAJADORES NACIONALES O EXTRANJEROS.

Chilenos y extranjeros, están todos integrados al sistema previsional chileno en forma igualitaria y pueden acceder a sus distintas prestaciones.

En el sistema previsional chileno, sin importar la nacionalidad, todos los trabajadores dependientes y los independientes que reciben rentas de honorarios deben afiliarse a una AFP y así cotizar para su futura pensión y para el seguro de cesantía. Esto les permite tener iguales deberes y derechos en relación a los aportes (cotizaciones) al sistema y al otorgamiento de los beneficios. Su ahorro previsional es lo que les permitirá obtener una pensión por vejez cuando se retiren del mercado laboral, una vez que cumplan los requisitos legales para ello; una pensión por invalidez, en el evento de ser declarados incapacitados conforme al Decreto Ley 3.500, de 1980; o en caso de fallecimiento generar pensiones de sobrevivencia para sus beneficiarios o sus herederos si corresponde.

Actualmente todo trabajador que inicie labores en Chile debe realizar cotizaciones previsionales correspondiente al periodo que se ejerza la prestación de servicios (es el empleador quien materializa esas cotizaciones en la cuenta de capitalización individual del trabajador). El trabajador se afilia a la administradora de Fondos de Pensiones adjudicataria de ese momento. Sin embargo, desde agosto de 2018, la persona podrá cambiarse a otra AFP sin esperar los dos años obligatorios de permanencia que existía antes.

Si el trabajador extranjero aún no se dispone de la Cédula de Identidad o RUT, la Superintendencia de Pensiones ha establecido mediante jurisprudencia, la posibilidad de efectuar las correspondientes cotizaciones al sistema de pensiones, las que ingresará a una cuenta general o en una cuenta individual con identificación provisoria, y posteriormente al obtener la identificación chilena, será abonada en la cuenta a nombre del trabajador. La cotización que se descontará corresponde al 10% de la remuneración imponible del trabajador.

No obstante, la Ley N° 18.156 señala que los técnicos extranjeros y las empresas que los contraten no tienen la obligación de cotizar para pensiones y salud en el sistema chileno, siempre que cumplan con dos condiciones: (1) se acredite que esas personas se encuentran afiliadas a algún sistema de seguridad social en el extranjero que, al menos, les otorgue prestaciones en caso de enfermedad, invalidez, vejez y muerte; (2) que en el contrato de trabajo respectivo hayan expresado su voluntad de mantener dicha afiliación mientras presten servicios en Chile. También deberán presentar su título técnico debidamente legalizado.