Tasa de Retiro Programado y Renta Temporal a partir de enero asciende a un 2,92% ¿Es conveniente entonces pensionarse en esta modalidad?

Tasa de Retiro Programado y Renta Temporal a partir de enero asciende a un 2,92% ¿Es conveniente entonces pensionarse en esta modalidad?

 

Hace algunos días el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Trabajo y Previsión Social, informaron que a partir de enero de 2020, la tasa de interés aplicada al Retiro Programado y la Renta Temporal sería del  2,92%.

¿A qué se debería este aumento?

A una nueva metodología para calcular las tasas de interés asociadas a los Retiros Programados y Rentas Temporales (modalidades donde la pensión la paga una AFP), la que incluye como una de sus variables la rentabilidad promedio que han experimentado los fondos de pensiones C, D y E en los últimos 12 meses.

Aplicado al caso 2020, como estos fondos experimentaron una elevada tasa de retorno anual promedio en 2019, por consecuencia, la tasa de interés aplicada al Retiro Programado y la Renta Temporal aumentó para este año.

¿Esto significa que para 2020 es conveniente entonces pensionarse en Retiro Programado o Renta Temporal?

No necesariamente. Ya que el hecho de que las personas puedan acceder a una pensión más alta para este año, no significa necesariamente que sea algo positivo. ¿Por qué? Porque la AFP, nos da un “permiso para sacar” más de nuestros fondos este año y ello puede ir eventualmente en un desmedro de la cantidad posible a sacar, más adelante. Porque si durante este año los fondos no alcanzan esa rentabilidad estimada, lo más probable es que para 2021 venga un ajuste a la baja, porque habremos sacado más pensando que la rentabilidad sería mayor. En el fondo sería “más pan para hoy y más hambre para mañana”.

Recordemos que al pensionarse por Retiro Programado (a diferencia de una Renta Vitalicia) la persona sigue asumiendo todos los riesgos (como la variabilidad de las tasas de interés asociadas a la pensión o, al final, el aumento de las expectativas de vida). Por lo tanto, los años que en que la persona recibe más pensión, significan que del total de los fondos acumulados en su Cuenta de Capitalización, ese año saca una “tajada” más grande, pero no significa necesariamente que ese total de fondos aumenten efectivamente en la tasa definida. Por consecuencia, si la alta rentabilidad proyectada para un año no se cumple, la persona habrá sacado más dinero del que realmente debió, en desmedro del total de los ahorros acumulados para su vejez.

Por eso la decisión de pensionarse en Retiro Programado es bueno que considere más bien otros tipos de variables como por ejemplo, el estado de salud propio o de los beneficiarios de pensión, la voluntad de dejar herencia, la propensión al riesgo, la necesidad de ajustar la pensión en el tiempo, entre otros.

Junto a lo anterior, el hecho de que las tasas suban para los Retiros Programados pone más exigencia de competencia a las Compañías de Seguros, las que pudieran eventualmente subir las tasas de Renta Vitalicia en el corto plazo.